Jesús Ramés Ranier «El Oso» #culpable

erpg_rainerJesús Ramés Ranier fue un joven que se vinculó a la vida política desde 1974, relacionándose con las Fuerzas Armadas Peronistas 17 de octubre (FAP-17 de octubre) y militando en el Ejército Rebelde del Pueblo (ERP), contando además con amigos la derecha sindical peronista.

Luego de ser capturado por las fuerzas de la policía en una emboscada montada por la bonaerense, temiendo por su vida y la de su familia comienza a trabajar con los servicios de Inteligencia. Sus contactos serían directamente con el jefe de la división Situación General del Batallón 601 de Inteligencia del Ejército, el coronel Carlos Antonio Españadero «Peirano». Era considerado un agente, pues cobraba un sueldo mensual por delatar acciones o señalar militantes de la organización. Su salario mensual estaba estimado en los 1 200 000 pesos y por la delación de la Operación de Monte Chingolo le fueron entregados 30 millones de pesos.

Por su estrecha relación con la logística del ERP, tenía conocimientos de cuestiones operativas cruciales como el traslado de las armas y hacia el lugar al que eran llevadas estas.

Para el combate de Puente 8, el ERP esperaba una entrega de armamento; Jesús Ramés se las ingenió para enmascarar su interés por conocer detalles de la acción, por supuesto, con el fin de informar a los servicios de Inteligencia; a su vez Daniel De Santis (el contacto directo con Jesús para la búsqueda y recogida de las armas) señala ante sus compañeros las sospechas que tenía sobre la posibilidad de Ramés como infiltrado, por sus constantes preguntas sobre el lugar en el que estaban ocultas las armas o cómo llegar a ellas; lo que se traduciría en el descontento de los combatientes cuando llegado el día de la acción, se percataron de la falta de armamento. Se confirmaban así la posibilidad encontrarse Jesús implicado con los servicios de Inteligencia.

Ante tal duda, sumándole el fracaso de la operación, los integrantes del Buró Político del Batallón decidieron hacer un levantamiento de los caídos y acciones fracasadas; como común denominador estaba la participación de Jesús Ramés «Oso»; o había concurrido a la cita para coordinar o había trasladado el armamento. Estas sospechas no eran pruebas contundentes, por lo que se decidió detenerlo para ser interrogado por el ERP.

El 28 de diciembre de 1975 fue detenido Ramés junto a «Coco» (militante leal) por una escuadra, se pretendía ejemplificar el maltrato que sufriría el mismo a través del «Coco», aunque el ERP no consideraba la tortura como parte de su estilo de trabajo. El 13 de enero el Tribunal Revolucionario condenó al mismo Jesús por cometer el delito de traición a la Revolución y delación (le eran atribuidas las detenciones, desapariciones y ejecuciones de muchos militantes, la entrega de talleres de armamentos y automotores, las cárceles del pueblo de Pilar y Florencio Varela, un depósito de propaganda y la acción del Batallón 601). Le sería imputada la pena de muerte.

El 14 de enero de 1976 aparecería muerto en Flores, el epitafio que lo acompañaba decía: «Soy Jesús Ranier, traidor a la revolución y entregador de mis compañeros».

Save

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Responsables y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s