«Era la máñana de la Santa Ana»

siempre 26El Asalto al Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953, representa un hito pronunciado para la historia de nuestra Revolución Cubana, por cuanto representó una victoria potencial en la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista.

La sucesión de los hechos, acumula muchas emociones en sí,  y ha suscitado varias canciones y poemas,  dedicados a todos aquellos hombres y mujeres que de una forma u otra participaron para darle una lección al tirano, surgiendo los más emocionantes versos y las más hermosas melodías.

Uno de los más conocidos «Era la máñana de la Santa Ana» de Jesús Orta Ruiz (el Indio Naborí), el cuál cuenta cómo, sin importar cuanto haya pasado  siguen  brotando fuertes emociones para él  y cada 26 de julio se siente el recuerdo  con más fuerza.

En el año 1959, cuando viajaba a Viena para participar en el VII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, hizo público el poema y lo que para el significaba:

«Ahora me resulta más gigantesco, más cercano, porque enaltecer héroes -dijo Martí- hace héroes. El poema brotó tal y como lo sentí, pero ahora a 50 años de la gesta heroica dirigida por el Comandante en Jefe, encuentra una atmósfera propicia para su vigencia»(1), afirmó el Indio Naborí.

En estos días previos al LXIII  Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, recordemos  una vez más dicha epopeya, a través de este poema.

Era la mañana de la Santa Ana…

Era la mañana
de la Santa Ana,
mañana de julio pintada de rosa.
Nadie presentía que saldría el Sol
por la silenciosa
granja de Tizol.
Santiago el Apóstol, marchito, dormía
como derribado por la algarabía
de conga y charanga, locura y alcohol.
Era la mañana
de la Santa Ana…
¡Oh, la incubadora
de la redentora
granja Siboney!
¡Qué gloriosos gallos dieron a la aurora
viejas y olvidadas posturas de Hatuey!
…….
Iban decididos por la carretera…
Por todo el paisaje se abrió la bandera.
En la caravana de los inmortales
iban dos mujeres de pureza estoica:
también procedían de la granja heroica,
de la incubadora Mariana Grajales.
Eran soles previos que con su alborada
rasgaron las nieblas del cuartel Moncada
La Patria en tinieblas vio sus rumbos claros
a la luz precisa de urgentes disparos.
Era la mañana
de la Santa Ana.
La sangre vertida no fue sangre vana.
……
¡Qué ciegas estaban las manos de aquel
que arrancó los ojos, los ojos de ensueño
los ojos de Abel!
¡Los ojos de Abel!
que ahora son estrellas de un cielo risueño
y alumbran el paso triunfal de Fidel!
Los mártires todos invaden el día,
alegran ciudades, liberan el monte…
Ya escucho los cantos de Gómez García
en rápido tránsito de flor a sinsonte:
-26 de Julio: heridas
por donde surgió la aurora:
alta fecha vengadora
de las fechas ofendidas.
Caliente sangre de vidas
rotas por el heroísmo
cuando traición y cinismo
bailaban sobre un calvario…
¡Oh, rocío necesario
a la flor del patriotismo!
….
Es la voz de toda la tierra cubana:
-¡Gloria a la mañana
de la Santa Ana!

p1010541-corregida-web1

                           Viva el 26 de Julio!!!!!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s