Juan Romagoza Arce #contraladictadura

Juan RomagozaEn 1980 fue detenido y torturado durante 22 días en la oficina central de la Guardia Nacional. Nació en Usulután. Comenzó sus estudios médicos en la Universidad de El Salvador en 1973. Como parte de su entrenamiento médico, organizó clínicas médicas y proporcionó educación de salud a aquellos en áreas pobres de San Salvador y otras comunidades alrededor.

Trabajó con iglesias católicas y comunidades cristianas de base (grupos de comunidades laicas organizadas bajo los principios de la Teología de Liberación) que ayudaron a organizar servicios médicos para los pobres en áreas rurales. Durante su rotación de cirugía y a principios de su práctica, Juan fue testigo del incremento de incidentes de violencia y represión enfocado contra los pobres, trabajadores de la iglesia y de profesionales médicos que los ayudaban. Con gran riesgo hacia su propia seguridad, continuó su trabajo de voluntario con los necesitados, motivado por sus principios Cristianos. Llevó su trabajo a áreas remotas del campo donde la necesidad de asistencia médica era más grande y la población había sido más afectada por la guerra.

En diciembre de 1980, mientras estaba proporcionando atención médica en una clínica de una iglesia en Santa Anita, Chalatenango, dos vehículos llevando soldados del ejército y la Guardia Nacional llegaron y abrieron fuego sobre la gente en la clínica. Juan recibió un disparo en el pie y posteriormente le vendaron los ojos y fue llevado por helicóptero a una comandancia de guarnición militar local. Durante el vuelo, los soldados amenazaron con tirarlo del helicóptero. Poco después, Juan fue transferido a las oficinas centrales de la Guardia Nacional en San Salvador.

Durante los siguientes 22 días, fue interrogado, golpeado y torturado casi cada día —a veces tres o cuatro veces al día—. Su tortura incluía descargas eléctricas, quemaduras de cigarrillo, tortura de agua, y fue colgado por sus dedos. Durante una sesión, sus torturadores le dispararon en la mano izquierda mientras le provocaban burlas que nunca podría realizar otra cirugía.

Después de su liberación. Juan huyó de El Salvador y se le otorgó asilo político en Estados Unidos en 1987, país en el que vivía desde 1983. Perdió su habilidad de realizar cirugía por las heridas causadas durante su detención.

En 1999, Juan, junto con dos otros salvadoreños también sobrevivientes de tortura, Carlos Mauricio y Neris González presentaron una demanda contra los Generales García y Vides Casanova alegando que los generales, en sus posiciones como Ministro de Defensa y Director de la Guardia Nacional, tenían responsabilidad de mando por su tortura.

En julio de 2002, un jurado de 10 personas en La Florida unánimemente encontró que los generales eran responsables bajo la doctrina de «responsabilidad de mando» por los actos horrendos de tortura que cometieron contra los querellantes.

El jurado, después de escuchar testimonio y evidencia de los dos lados, concluyó que los generales sabían o deberían de haber sabido sobre la amplia tortura y matanzas extrajudiciales contra civiles que estaban siendo cometidos por sus tropas durante el período de 1979-1983, y falló en tomar acciones razonables para prevenir dichos crímenes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s