Jhoel Huamán García #contraladictadura

2El 26 de mayo de 1995, Jhoel Huamán García, un estudiante de 19 años, fue detenido por miembros de la Policía Nacional del Perú, el agente de la policía Edson Cóndor Arredondo lo detiene, cuando se encontraba en el Instituto Superior Pedagógico de Pasco Gamaniel Blanco Murillo, en una clase donde estudiaba.

Había sido denunciado por delito de lesiones y robo de un arma de fuego. El denunciante lo implica únicamente por tener el cabello parecido a una de las personas que lo asaltaron. Fue trasladado a la sede del Departamento Contra el Terrorismo (DECOTE), una rama departamental de la DINCOTE (Dirección Nacional Contra el Terrorismo).

Ese mismo día los familiares y el fiscal de turno constataron que Jhoel se encontraba en buen estado físico.

Al día siguiente, por la mañana sus familiares acuden a la dependencia policial pero allí les informan que había sido trasladado al Hospital muy grave. Al llegar al Hospital les informan que el estudiante había llegado cadáver, la causa de la muerte era traumatismo múltiple por objeto contundente. Inicialmente, se fraguó una necropsia donde no aparecía la causa de la muerte a pesar de las lesiones evidentes que mostraba el cuerpo.

Aunque Huamán había sido acusado de robo unos días antes, la policía no tenía orden de detención contra él. A medianoche del día de su detención, un policía llevó a Huamán desnudo al hospital local, donde ingresó ya muerto. El doctor que admitió a Huamán y presenció la autopsia inicial declaró posteriormente que un agente de policía intentó vestir a la víctima tras su ingreso en el hospital, con la intención aparente de encubrir el hecho de que la policía había desnudado a la víctima durante el interrogatorio.

El fiscal provincial no estuvo presente en la primera autopsia, como exige la ley. Los doctores que llevaron a cabo el examen, realizado un día después de la muerte de Huamán, no reunieron las pruebas médicas necesarias y concluyeron que no se podía determinar la causa de la muerte.

Ante la insistencia del abogado de la familia Huamán, se realizó una segunda autopsia. El 31 de mayo de 1995, un médico forense de la Morgue de Lima, médicos forenses locales y personal médico del hospital llevaron a cabo un examen detallado del cadáver, con la presencia del fiscal provincial. Concluyeron que Huamán había muerto por una hemorragia cerebral provocada por múltiples golpes con un objeto pesado y lesiones abdominales internas.

Tras un año de investigaciones por parte de un fiscal civil se condenó a Edson Cóndor a seis años de prisión por lesiones seguidas de muerte. Otro agente del DECOTE, Wilson Germán Torralva Dávila, fue condenado a cinco años de cárcel.

El 8 de noviembre de 1996, la Corte Suprema aumentó la sentencia a diez años de prisión para Cóndor y Torralva, el máximo aplicable en el Código Penal del Perú por un delito de «lesiones seguidas de muerte». El Código Penal no contiene una disposición específica para la tortura, con sanciones adecuadas a la gravedad del delito.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s