Red Latinoamericana de Mujeres Transformando la Economía

jkgjgh«La Red Latinoamericana de Mujeres Transformando la Economía es una red transnacional de organizaciones de mujeres que desde el feminismo hace una crítica a los acuerdos de libre comercio y desarrolla propuestas basadas en la economía solidaria. Está conformada por organizaciones de base, da énfasis a la educación popular y las metodologías participativas. La mayoría de las mujeres que participan en la REMTE no son economistas o “expertas” en comercio internacional, pero mantienen su interés en defender los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres. El énfasis de la red ha sido puesto sobre el desarrollo y el fortalecimiento de las mujeres, de forma personal y colectiva, para construir puentes entre la economía y el feminismo». (1)

Constituida en el año 1997 busca contribuir a la apropiación de la economía por parte de las mujeres; apoyar la construcción de alternativas y políticas económicas humanas, equitativas y sostenibles que mejoren sus vidas; consolidar un sistema de comunicación y gestión participativo para la Red y dotar de la información, capacitación e instrumentos para la negociación y presión política a los grupos integrantes de la Red.
Colectivos de diez países (Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Perú y Venezuela) componen la misma, confluyendo en ella las mujeres urbanas y rurales, organizaciones de base, ONG y académicas inmiscuidas en la edificación del movimiento feminista.

«La red persigue el reto de que “el tema de la igualdad de las mujeres y hombres sea parte constitutiva de un proyecto de cambio. Que en los procesos se incorpore una perspectiva de igualdad de las mujeres, por lo tanto que se confirme un cambio de paradigmas. Porque el paradigma actual invisibiliza, no reconoce el rol productivo y económico de las mujeres. Este modelo se sostiene y funciona con base en esas relaciones de género desigual”».                                                                                                                  fghdfhdPresentes en procesos como la Marcha Mundial de las Mujeres, la Asamblea de Movimientos Sociales, el Comité de Mujeres de la Alianza Social Continental, y la Minga Informativa de los Movimientos Sociales, comparte amplias iniciativas de lucha contra la deuda y la militarización, además «ha contribuido, pues, en la construcción de puentes entre género y economía, dando en primer lugar un marco de reflexión para la acción, aportando nuevos temas y nuevas miradas. Se ha movilizado en el ámbito continental para denunciar las injusticias de un sistema económico que al mismo tiempo se aprovecha de las iniquidades de género. Por medio de la solidaridad y la organización transnacional, esta red ha dado pasos hacia la reconceptualización de la economía desde una visión feminista que va más allá de los impactos hacia las mujeres y que propone una crítica a la lógica misma de los acuerdos de integración neoliberal, mostrando que existen alternativas y que la economía feminista es una herramienta útil para desarrollar propuestas basadas en una economía más justa y solidaria». (2)

Respecto al desafío de reapropiarse de la economía, según explica Magdalena León, economista feminista ecuatoriana que publicó en la Agenda Latinoamericana 2008 varias dimensiones están en juego:

«el conocimiento y pensamiento económicos, que tienden a invisibilizar los trabajos de las mujeres, el tejido social subyacente que permite movilizar recursos orientados a atender necesidades de vida, los aportes que generan; se requiere consolidar pensamiento propio, basado en el feminismo como discurso crítico, para que las experiencias de las mujeres sean validadas teóricamente; las relaciones económicas, cuyos rasgos de género están presentes desde los niveles personales hasta los mundiales; los roles de las mujeres, marcados por la desigualdad y la discriminación, que precisamos superar, evitar que se reproduzcan o se reinventen; las políticas y decisiones que determinan el curso de la economía, en las que tenemos derecho a participar convirtiéndolas en herramientas de transformación. Es un desafío cuyos alcances se han ido definiendo y complejizando en la práctica y en la reflexión internas, así como en las ricas interacciones que se han producido en procesos mundiales y regionales de los que somos parte…». (3)

 

(1) http://base.socioeco.org
(2) Ídem.
(3)http://www.mujeresenred.net

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Voces de resistencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s