Tierra, Cultura y Libertad

Conaie.jpg2

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) fue  fundada el 16 de noviembre de 1986, tras una extensa etapa de germinación iniciada en el año 1980 con la organización del Consejo Nacional de Coordinación de Nacionalidades Indígenas  (CONACNIE). Esta es una organizacion autónoma y aglutina en su interior a la totalidad de los movimientos indígenas del Ecuador, agrupados  estos en las confederaciones CONFENIAE amazónica, ECUARUNARI de la sierra y CONAICE de la costa.

El nacimiento de la CONAIE coincide con una de las épocas más negras de la historia contemporánea del Ecuador: la brutal y feroz represión al pueblo ecuatoriano que, incluso, adquirió características de terrorismo de Estado, llevado adelante por el régimen social cristiano de León Febres Cordero, y que cerró todos los espacios críticos de la sociedad, además de generar un miedo social que desmovilizó la capacidad de respuesta y que, finalmente, contribuyó a desarticular el movimiento obrero, hasta entonces, el opositor más radical a la imposición del neoliberalismo.

A inicios de los años 90, la CONAIE organiza el primer levantamiento indígena de la era contemporánea e incorpora al escenario nacional a un actor social nuevo: los indios y sus organizaciones. La sociedad ecuatoriana no sabe cómo asumir al movimiento indígena, de hecho, sus primeras reacciones van desde el miedo hasta el menosprecio. La propuesta de pluriculturalidad y de plurinacionalidad no son aceptadas por la sociedad y se cierran filas en contra de ellas. Se ve en el pedido indígena de plurinacionalidad un atentado contra la integridad del Estado Nación Ecuatoriano.

El debate político empieza a transformarse y se van incorporando, gracias al movimiento indígena, temas y problemáticas nuevas. La plurinacionalidad se convierte en un eje estratégico del movimiento indígena que sobrepasa a las demandas reivindicativas por la tierra y que incorpora nuevas dinámicas políticas y organizativas a la CONAIE y a sus filiales. Se trata, en definitiva, de aceptar la alteridad que representa el mundo indígena, en un contexto de una sociedad profundamente cerrada, racista, autoritaria y excluyente.

La marcha de los pueblos indígenas de Pastaza en 1992, y los actos para conmemorar los quinientos años de lucha y de resistencia, otorgan al proceso de constitución de la CONAIE, una dimensión nacional e incluso internacional. La organización indígena comienza a constituirse en un referente obligatorio para comprender la realidad ecuatoriana.

Para 1994, el rol de la CONAIE será vital para impedir la aprobación de la Ley de Desarrollo Agrario, propuesta por el gobierno conservador de Sixto Durán Ballén. La iniciativa gubernamental apuntaba a la modernización capitalista en el sector agrícola, destruyendo a las comunidades indígenas y convirtiéndolos en fuerza de trabajo para las agroindustrias y la agro exportación.

ConaieLa CONAIE, no solo se organiza políticamente al movimiento indígena para frenar el intento de privatización de la tierra y la destrucción de las comunidades, sino que, además, asume un carácter propositivo.

Efectivamente, es en la coyuntura de 1996-1999, que la CONAIE tendrá un rol protagónico en la vida nacional y que marcará su transformación de actor social en sujeto político. En esta coyuntura, se definen, de una parte, procesos políticos organizativos en los cuales el movimiento indígena es el elemento central para la conformación de la Coordinadora de Movimientos Sociales del Ecuador y sus jornadas de lucha en contra de la imposición neoliberal. Pero, de otra parte, se configuran procesos políticos electorales que transformarán radicalmente el tradicional escenario político nacional.

«Es un espacio nuevo, porque no implica solamente a los indígenas, sino que intenta abarcar al conjunto de la población. El discurso construido desde la práctica indígena y en el cual la plurinacionalidad constituyó un eje estratégico, debe transformarse de tal manera que pueda abarcar a otros sectores, al mismo tiempo, que haga posible una lucha por cambiar nuestra sociedad».

«Este nuevo discurso debe hacerse con el pueblo, con aquellos sectores que han sido duramente golpeados por la política económica, y que también sufren por la discriminación social y el racismo económico». Es de esta manera, que la CONAIE, conjuntamente con otros sectores sociales, convocan en 1998 a la Asamblea Constituyente del Pueblo, el ejercicio democrático más representativo de este último periodo.

La CONAIE está en función de «consolidar a los pueblos y nacionalidades indígenas del país; luchar por la defensa de tierras, territorios indígenas y los recursos naturales; luchar contra el colonialismo y neocolonialismo (empresas transnacionales en comunidades indígenas); impulsar la autolegislación comunitaria y desarrollar el comunitarismo integral; fortalecer su identidad y sus formas de organización social; construir una sociedad intercultural; promover la participación mediante el establecimiento de una democracia participativa, con fines de alcanzar la descentralización del poder y los recursos económicos, la solidaridad y la equidad y mantener las relaciones internacionales entre las nacionalidades indígenas del Continente ABYA-YALA, a fin de viabilizar una comunicación alternativa entre los pueblos indígenas, y con otros sectores sociales comprometidos con la causa».

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Voces de resistencia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s