El Grito por Trabajo, Justicia y Vida

Grito 1El Grito de los Excluidos tuvo su origen en Brasil en 1995, a partir de la Campaña de la Fraternidad de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB por sus siglas en portugués) que era sobre el tema Fraternidad y excluidos. Se convirtió en 1996 en un proyecto oficial de dicha organización.

Desde el inicio contó con importantes colaboraciones, que se fueron consolidando y ampliando al pasar los años. Inspirado en el tema y los objetivos de la 3ª Semana Social Brasileña y junto con la Campaña Internacional Jubileo 2000, ha contribuido mucho para el rescate de las deudas sociales y para el no pago de la Deuda Externa de los países pobres; mostrando que los pobres, tenidos normalmente como deudores, en verdad son los acreedores que tienen que cobrar históricas deudas sociales.

Construido de forma colectiva, va ganándose un espacio cada vez mayor a medida en que se consolidan las colaboraciones. Es un espacio de los excluidos que apunta a la necesidad de un nuevo modelo de sociedad donde se reune el compartir, la justicia y la solidaridad.

El Grito de los Excluidos es una forma de expresión de las luchas y aspiraciones de los movimientos sociales y organizaciones populares de América Latina y el Caribe, que ocurren en Brasil desde 1995, que tienen como objetivos dar visibilidad a los excluidos y proponer caminos alternativos para una sociedad más inclusiva.

Las manifestaciones son variadas, desde fiestas, actos públicos, paseos, seminarios y debates, teatro, música, danza, hasta ferias de economía solidaria. Está basada en una metodología que pone énfasis en el protagonismo de los excluidos y excluidas en la metamorfosis profunda y efectiva de la sociedad, mediante un cambio que descarte las múltiples causas de la exclusión, de la violencia y la destrucción de la naturaleza que afectan a millones de personas dentro del capitalismo globalizado contemporáneo.

Grito 2Además plantea la necesidad de que los movimientos sociales y organizaciones populares necesitan integrarse regionalmente para luchar de forma coordinada, contra dificultades que se expresan también de forma regional y hasta global. Por eso, beneficia la creación de espacios de unidad en la diversidad que se expresen en acciones políticas comunes. El Grito con tan solo pocos años de creado, en 1999, se realizó por primera vez en más de 15 países de América Latina y el Caribe.

Actualmente el Grito se lleva a cabo en 22 países de América Latina y también se ha llevado a cabo en España, donde la comunidad migrante ha convocado marchas y actos públicos en la misma fecha en que se realizan las movilizaciones en América Latina y el Caribe.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Voces de resistencia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s