Nunca Más

ARGENTINA-NUNCA-MÁSLa CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas), consta como una comisión asesora que fue creada por el presidente argentino Raúl Alfonsín, con el propósito de indagar las violaciones a los derechos humanos durante el periodo de terrorismo de Estado acontecido entre 1976 y 1983 en esa nación.

Instituida el 15 de diciembre de 1983, para investigar sobre el destino de los desaparecidos, organizar las pruebas que presentaría el Estado, y juzgarlas, fue conformada por ocho miembros elegidos por el presidente, tres miembros elegidos por la Cámara de Diputados, y cinco secretarios. Entre ellos se encontraban el escritor Ernesto Sabato, el médico René Favaloro, el científico Gregorio Klimovsky, el rabino Marshall T. Meyer, el pastor evangélico Carlos Gattinoni, el sacerdote católico Jaime de Nevares, la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú y la activista de derechos humanos Graciela Fernández Meijide.

Estos miembros recorrieron Argentina, España, Francia, México y otros países interrogando a eventuales testigos de violaciones de derechos humanos. Tuvo la virtud de promover la confianza para que esos testimonios salieran a la luz.

Durante 280 días la comisión recorrió todo el país en busca de testimonios de sobrevivientes, familiares, de represores, y de los edificios utilizados como centros de detención, o de ruinas, utilizando dicha información para hacer mapas, clasificar relatos y hacer un análisis detallado de cómo operaba la dictadura.

Entre los procedimientos utilizados estaban: la visita a las morgues para recabar información sobre ingresos irregulares; las diligencias en vecindarios y en lugares de trabajo para determinar la ubicación de los centros clandestinos de detención; la revisión de registros carcelarios y policiales, entre otros.

En el Artículo 2º, Decreto 187/83 se plantea como premisas a seguir, que la Comisión debía: «recibir denuncias y pruebas sobre aquellos hechos y remitirlas inmediatamente a la justicia si ellas están relacionadas con la presunta comisión de delitos; averiguar el destino o paradero de las personas desaparecidas, como así también toda otra circunstancia relacionada con su localización; determinar la ubicación de niños sustraídos a la tutela de sus padres o guardadores a raíz de acciones emprendidas con el motivo alegado de reprimir al terrorismo, y dar intervención en su caso a los organismos y tribunales de protección de menores; denunciar a la justicia cualquier intento de ocultamiento, sustracción o destrucción de elementos probatorios relacionados con los hechos que se pretende esclarecer y emitir un informe final, con una explicación detallada de los hechos investigados, a los ciento ochenta (180) días a partir de su constitución».

imagesA raíz de ello, el resultado, entregado el 20 de septiembre de 1984 al presidente Alfonsín, reveló un cuadro aterrador que superó las peores evaluaciones previas pues registró la existencia en números de 8.961 desaparecidos y de 380 centros clandestinos de detención.

Ello además aprobó la presencia de un plan constante llevado a cabo desde el gobierno mismo, siendo clave para el Juicio a las Juntas. Este informe final publicado en forma de libro bajo el nombre de Nunca más transmite la «aspiración de no volver jamás a dicho período, de no volver a encontrarse con la misma pared, y subsistió ilesa, indiscutida, e intachable en la sociedad argentina, llamada perseverantemente por las nuevas generaciones de la Argentina y del mundo».

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Voces de resistencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s