ANCLA: resistencia en la clandestinidad

«Con una máquina de escribir y un papel

podés mover a la gente en grado incalculable.

No tengo la menor duda».

Rodolfo Walsh, Marzo de 1970

ancla 1

La Agencia de Noticias Clandestina (ANCLA) fue una experiencia notable en el periodismo de resistencia a las dictaduras en nuestro continente en los años 70 y 80 del pasado siglo. Poseía una estructura básica de agencia de noticias y se nutría de la información proporcionada en su mayoría por los propios actores revolucionarios o víctimas de hechos cometidos durante la represión en Argentina.

Nacida en junio de 1976 con apenas unas pocas máquinas de escribir y otro poco de periodistas, ANCLA se vinculó al Departamento de Informaciones e Inteligencia de Montoneros y como tal fue parte de una política integral. Aunque no formaba parte de la institución se alimentaba estratégicamente del Departamento para contrarrestar las políticas mediáticas de los grandes medios de comunicación tergiversadores de la verdad del país y del continente.

Fue creada por el periodista argentino Rodolfo Walsh y organizada y estructurada por compañeros de prensa defensores de los derechos de los ciudadanos y contra la dictadura. Uno de los objetivos de ANCLA era propiciar la participación popular en el proceso comunicacional en tanto sus fuentes y el intercambio de información con los públicos a quien iba dirigida; además de oficiar como medio de contra información y, finalmente, funcionar como instrumento de acción psicológica contra el poder económico y militar.

ancla 2Según el propio Rodolfo Walsh, se habla de resistencia cuando se «cuestionan los efectos inmediatos del orden social, incluso por la violencia, pero al interrogarse por el poder, responde negativamente porque no está en condiciones de apostar por él. El punto principal en su orden del día es la preservación de las fuerzas populares hasta que aparezca una nueva posibilidad de apostar al poder. La obtención de ese objetivo de supervivencia está ligada a la desaceleración del enfrentamiento militar y a la aceleración del enfrentamiento político».

La Agencia era una síntesis de un tipo de prensa pensada como instrumento de combate en la tradición latinoamericana y como herramienta de información, discusión política y organización en la teoría leninista.

Mantenía una estrecha relación con la agencia Prensa Latina y se empeñó en contrarrestar la «catarata de basura informativa» de los medios de comunicación transnacionales. El trabajo sostenido logró la colaboración de reconocidos políticos e intelectuales y la agencia cubana pudo, así, establecer numerosas corresponsalías.

Acompañaba a ANCLA otra herramienta que Walsh creó también en 1976: la Cadena Informativa. Ambas eran estructuras políticas que respondían a una línea, pero que a su vez no se presentaban como órganos oficialmente partidistas ni representaban una organización en específico (a pesar de su alianza con Montoneros).

La agencia rompió con los cánones de emisión y recepción tradicionales de la prensa, buscaba, a partir de la distribución de sus cables, que cada receptor se convirtiera en un nuevo emisor, generando una cadena de información que sin duda desafió al silencio informativo. Esta práctica era parte de la discusión sobre medios alternativos de comunicación presente en aquellos años en toda Latinoamérica.

ANCLA emitió más de 200 cables durante algo más de un año. Mantuvo una filiación orgánica con Montoneros, pero generó espacios de autonomía con información provista por una extensa red de colaboradores propios y un entramado informal. Walsh creó la agencia, definió objetivos y características. Armó una red de periodistas e informantes y adiestró y condujo inicialmente a una suerte de mesa de redacción.

Quizá el más penoso de los cables que hubieron de publicar fue el del secuestro de Walsh. Los cables estaban numerados del 168 al 171. El 171 se llama: «Denuncian secuestro de renombrado escritor argentino».

ANCLA vino a representar la necesidad de contar con un medio eficaz para la circulación de información en un momento de profundo bloqueo informativo en Argentina.

«Una agencia noticiosa que desde la clandestinidad denunciaba las violaciones a los derechos humanos; mientras que a poco de comenzar nos encontramos con una verdadera estructura política que estaba en relación con un llamamiento a la resistencia para combatir a la dictadura, tanto en el terreno político como en el militar» (Testimono en Desaparecidos.org).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Voces de resistencia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s